BIOÉTICA Y CULTURA DE LA VIDA

 

 

 

El aborto, la eutanasia y el uso de anticonceptivos son temas esenciales para la bioética y lo seguirán siendo. Sin embargo, el avance de la ciencia y la tecnología plantean actualmente nuevas situaciones y dilemas morales sobre los que la bioética tiene mucho que decir. Básicamente hay dos peligros a evitar: que estos discursos se ideologicen, y que se pierda credibilidad porque se perciba una falta de coherencia ante una preocupación por la vida intrauterina, el uso correcto de la sexualidad, o la intervención voluntaria que acelere la muerte de un paciente desahuciado, que no se corresponde con la tolerancia ante otro tipo de atentados contra la dignidad humana.

Aunque en el reconoci­miento o negación del derecho a la vida no existan zonas grises, es posible y conveniente invertir más esfuerzos en buscar aliados en temas como la maternidad subrogada o la potenciación de los cuidados paliativos, por poner dos ejemplos que pueden ayudar a propagar la cultura de la vida. Ocurre igual con la defensa del derecho universal a la atención sanitaria, el rechazo al mo­delo de investigación farmacéutica que permite que millones de personas mueran por enfermedades fácilmente curables, o el esfuerzo por  comprender con profundidad el mundo que nos rodea y las medidas que puedan ayudar a mejorar nuestro medio ambiente, afinando en la gestión de los amenazados recursos naturales de nuestro planeta, evitando la creciente contaminación de la atmósfera y la hidrosfera, que tiene que ver con la protección de la salud humana, sobre todo en las comunidades menos favorecidas por el desarrollo. Asimismo, la pretensión de aplicar la tecnología existente y emergente en genética, biomedicina, biotecnología e informática a la transformación radical de lo que ahora conocemos como la especie humana, como prometen algunas corrientes radicales del transhumanismo, son también materia para la bioética. Lo que resultaría incoherente y poco convincente sería preocuparse por los momentos iniciales y finales de la vida, olvidando todo lo que ocurre durante el desarrollo individual y social de las personas.

Ángel Guerra, Presidente de AGABI

 

 

Advertisements

LA EUTANASIA NO FORMA PARTE DE LA MEDICINA

 

El presidente de la Organización Médica Colegial (OCM) reflexiona en el artículo, cuyo enlace ofrecemos, sobre el debate político y nuevas propuestas legislativas sobre la eutanasia y los derechos y garantías en la atención al final de la vida y el proceso me morir.

https://www.larazon.es/atusalud/salud/la-eutanasia-no-forma-parte-de-la-medicina-GP18602400

COMUNICADO DE AGABI, Asociación Galega de Bioética

El Congreso acordó el 26 de junio iniciar el proceso para legalizar la eutanasia en España. Reiteramos nuestra opinión contraria a la propuesta. Los desafíos éticos de esas prácticas son bien conocidos y la experiencia negativa de su aplicación en algunos países exige evitar la legalización de esas prácticas, contrarias a la dignidad humana y a la buena praxis médica. De los casos “límite” se ha ido cayendo en abusos y riesgos para los más vulnerables.

Los médicos españoles, a través del Consejo General del Colegio de Médicos, rechazaron de nuevo recientemente la eutanasia y el suicidio asistido, recordando su Código Deontológico.

La solución justa y progresista para facilitar la muerte digna es asegurar los cuidados paliativos para todos los que lo necesiten, y no promover la eutanasia o el suicidio asistido, en perjuicio de los más débiles.

AGABI

28-VI-18

 

 

I ENCUENTRO INTERNACIONAL DE GINECOLOGÍA

Del 2 al 4 de mayo 2018 se celebró en Pamplona-Madrid un encuentro internacional, organizado por el Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Navarra.

I ENCUENTRO INTERNACIONAL DE GINECOLOGÍA

Reflexiones en torno al concepto de fertilidad centrada en la persona

En este encuentro ha participado Herme Estevez, miembro de la Junta Directiva de AGABI.

Herme Estévez con una participante argentina y otra congoleña

 

En el enlace de más abajo se exponen las notas tomadas por Herme durante las  interesantes  conferencias e intercambio de experiencias entre  universidades y departamentos de  “Ginecología y Obstetricia” de los hospitales de los siguientes lugares: Universidad de Navarra (España), Universidad Austral (Argentina), Universidad de los Andes (Chile), Centro Hospitalario Monkole (R.D. del Congo), Universitat Internacional de Catalunya (España), Universidad de Piura (México), Universidad de la Sabana (Colombia), Universitá Campus Bio-Médico di Roma (Italia).

 I ENCUENTRO INTERNACIONAL DE GINECOLOGOS 2018

 

 

EL HOMBRE, NI MASCOTA NI ROBOT

 

 

“El hombre, ni mascota ni robot” fue el sugerente título de un Aula organizada por el Instituto Emmanuel Mounier. Esta actividad se celebró en Burgos del 21 al 24 de julio de 2016. El libro que presentamos es consecuencia de aquella actividad y de la tenacidad de su coordinadora: Carmen Herrando.

Publicado por la Fundación que lleva el nombre de ese reconocido filósofo (www.mounier.org), el nº 62 de la colección “Persona”, recoge cinco de las exposiciones realizadas en 150 densas e interesantes páginas, cuyo índice está en el enlace siguiente:

Guerra003

El libro puede adquirirse en:

Fundación Emmanuel Mounier, c/ Melilla 10, 8º D,

28005 Madrid. Tel. 91 4731697

E-mail: institutomounier@mounier.org

 

BIOÉTICA EN Y DESDE ARGENTINA

La Dra. Bárbara Finn, médica clínica por la Universidad de Buenos Aires, geriatra y Magíster en Bioética. Hospital Británico. Expone ante legisladores argentinos en el marco del debate sobre la despenalización del aborto.

Por su claridad, precisión y sensatez ponemos a disposición de los usuarios del blog su intervención del 19 de abril de 2018 en la Cámara de Diputados de la Argentina.

https://www.youtube.com/watch?v=j40dAHenZjE

CONFERENCIA DE AGABI EN MADRID

IGuerra y Villagrasa en un momento de la conferencia.Los ponentes con D. José Antonio Galán, directivo del IESE, y  D. Jaime Pereira, coordinador de IDEAS CLUB.

Invitados por IDEAS CLUB, Ángel Guerra Sierra, profesor de Investigación del CSIC y Presidente de AGABI, y Salvador Villagrasa Marín, Catedrático de EU – Ingeniería Metalúrgica de la Universidad de Vigo, han actuado como ponentes de una conferencia-coloquio sobre “Transhumanismo”. El evento tuvo lugar el 24 de mayo por la mañana en el salón de actos del IESE Business School en Madrid. Después de la conferencia, se estableció un animado coloquio entre los conferenciantes y los más de 70 a sistentes.

Las principales conclusiones de esta conferencia, que duró 50 minutos, fueron:

  1. El Transhumanismo no es un humanismo postmoderno y laico sino un antihumanismo.
  2. Pasa por la eliminación del hombre para llegar al post-humano más perfecto.
  3. Elimina al hombre normal, vulnerable y frágil: eugenesia.
  4. Lesiona gravemente la posibilidad de autonomía moral del individuo.
  5. Elimina el concepto de igualdad entre todos los seres humanos.
  6. El individuo es sometido a intereses sociales, políticos o económicos.

Los ponentes expusieron también cinco advertencias sensatas a tener en cuenta frente a esta ideología:

  1. No aceptar acríticamente la aplicación de la NBIC en aras de un progreso tecnológico
  2. Considerar el impacto en las generaciones futuras.
  3. Evaluar riesgos y beneficios a corto, medio y largo plazo.
  4. Examinar la disponibilidad para todas las personas.
  5. Asegurar conocimiento por parte de toda la sociedad.

Por último, comentaron cuatro aspectos de un enfoque positivo ante los retos éticos que plantean las tecnologías emergentes:

  1. Sin miedo a la ciencia y la tecnología, que aportan muchas cosas positivas para la humanidad.
  2. Recuperar la triada: naturaleza humana, persona y dignidad, en su versión ontological.
  3. Si lo que se quiere es construir una sociedad tecnológica. avanzada, sostenible, justa, libre y feliz, basada en un humanismo real, deberemos utilizar los métodos clásicos: la democracia y un refuerzo de la interioridad en el que las distintas tradiciones religiosas tendrán mucho que decir.
  4. “Humanismo avanzado: conectar cerebro y corazón, es decir, interioridad y transcendencia, que es lo que nos configura como seres humanos” (Albert Cortina).