ENTREVISTA CON K. MANNIX PIONERA DE CUIDADOS PALIATIVOS

 

 

 

La Dra. británica Kathryn Mannix ha presentado su libro “Cuando el final se acerca” en Madrid.

Vio a tantas personas en su último aliento que aprendió a perder el miedo a la muerte. Ahora enseña a enfrentarse a ella con “sabiduría”.

Por su interés recogemos aquí una entrevista con esta expert en los cuidados paliativos realizada por Nuria Ramírez de Castro y publicada en ABC el 30 de septiembre de 2018.

https://www.abc.es/sociedad/abci-kathryn-mannix-tenido-pacientes-pedian-eutanasia-y-despues-arrepentian-201809300353_noticia.html

Advertisements

MORIR CON DIGNIDAD

Conclusiones de la Jornada Anual y Comunicado de la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE BIOÉTICA ( AEBI) sobre la Eutanasia

Morir con dignidad

Madrid 19 de Octubre de 2018

http://aebioetica.org/archivos/Conclusiones_y_comunicado_final.pdf

HACE FALTA MEJORAR LOS CUIDADOS PALIATIVOS

 

 

El presidente de la Organización Médica Colegial de España, Serafín Romero, lo repite cada vez que le preguntan: España no necesita eutanasia, que es una práctica anti-médica que repugna al 70% de los médicos o más y consiste, básicamente, en matar al enfermo.

Lo que España necesita -y así lo reivindican desde hace 20 años la OMC y la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal)- es una mejora clara en cuidados paliativos, en recursos y en normativas.

https://www.religionenlibertad.com/polemicas/202168439/La-eutanasia-Ava-contra-la-profesion-medica-mejoremos-los-paliativosA-dicen-los-medicos-espanoles-.html

NO ES LO MISMO

Hemos recibido en la redacción de AGABI esta carta al director. Nos la envía un amigo desde Granada. Desafortunadamente, desconocemos en que periódico se publicó. Sin embargo, nos parece de enorme interés. Copiamos el texto.

” Como medico oncólogo pediatra, ya he oído demasiadas veces la misma frase: el niño tenía una malformación que el ginecólogo me dijo era incompatible con la vida, así que como iba a morir igual, lo major era terminar cuanto antes. Pues no puedo estar menos de acuerdo. Hay muchas patologías que durante el embarazo son incompatibles con la vida, pero que se solucionan cuando el niño nace. Por ejemplo, una hernia diafragmática, una estenosis esofágica, una cardiopatía… si no se opera al niño al nacer, son incompatibles con la vida. Y a nadie se le ocurre abortar a esos niños.

Incluso en el caso de que la malformación del niño sea realmente incurable (he visto demasiados errors en diagnósticos prenatales como para creérmelo) y el niño acabe muriendo al poco tiempo de nacer, no es lo mismo. Lo realmente incompatible con la vida es que aborten.

No es lo mismo morir a manos de tu madre. que en brazos de tu madre. No es lo mismo morir triturado por una pinzas o absorbido por un aspirador que morir con un pediAtra al lado, preocupado porque no tengas dolor ni sufrimiento innecesario y, sobre todo, no es lo mismo morir solo que morir al lado de tus padres, y que ellos hayan podido abrazarte, aunque solo sea por unos segundos.

Pero sobre todo, como madre, no es lo mismo perder un hijo que terminar con la vida de tu hijo. Ya es muy dificíl llevar toda la vida la tristeza de haber perdido un hijo como para añadir la angustia de que haya sido por tu decision, y acarrear eternamente la duda de qué hubiera pasado si le hubieses dejado nacer.

De verdad, no es lo mismo.

MARTA VILLAR ALCÁZAR

MADRID

DIAGNÓSTICO CLÍNICO E INTELIGENCIA ARTIFICIAL

 

Retos éticos que plantea el uso de la Inteligencia Artificial (IA) en el diagnóstico y tratamiento clínico

Ángel Guerra y Ricardo García-Mayor

Asociación Galega de Bioética (AGABI)
En la actualidad, se amontonan las evidencias de que la incorporación de la inteligencia artificial (IA) a la medicina clínica es una excelente y precisa ayuda para diagnosticar ciertas enfermedades tan bien como los médicos, pero en mucho menos tiempo. Diferentes equipos del mundo occidental han desarrollado y usan con eficacia el aprendizaje automático –una herramienta que utiliza Big Data y se basa en redes neuronales–, para la detección temprana del cáncer de mama, identificar enfermedades graves de la retina, o diagnosticar neumonía. El algoritmo no solo realiza un diagnóstico correcto sino que, además, valora la gravedad de cada caso y recomienda el tratamiento más adecuado. Es evidente que la inteligencia artificial puede ayudar a los médicos a realizar un diagnóstico al instante, principalmente en especialidades en las que se requiere el escrutinio de muchas imágenes, como la radiología o la anatomía patológica. Y eso es incluso más importante en áreas rurales o en países en vías de desarrollo, donde apenas hay especialistas. Es también evidente que el proceso, todavía laborioso y costoso, se mejorará, y que en un futuro próximo los médicos podrán usar la IA para tomar mejores decisiones y proporcionar el mejor cuidado posible a los pacientes. Sin embargo, como exponen el Dr. Dalton S. Char y colaboradores de la Stanford University School of Medicine en un reciente artículo, la incorporación de la técnica de aprendizaje automático en la sanidad presenta varios e ineludibles retos éticos.
En suma estos retos son fundamentalmente dos:
  1. Malos diagnósticos realizados por la IA debido a que los datos introducidos en el sistema son incorrectos o incompletos. Es importante considerar aquí que no por muchos datos (Big Data) el diagnóstico será siempre mejor, entre otras cosas porque hay sutiles, o a veces importantes diferencias, entre razas, sexos, y personas.
  2. Que si por algún motivo estas técnicas llegasen a constituirse el factor esencial en el diagnóstico y la decisión terapéutica se podría lesionar gravemente la naturaleza de las relaciones entre el médico y el paciente. En este importante aspecto, la medicina clínica ha sido siempre muy cuidadosa pues dicha relación se basa, y debe seguir haciéndolo, en la confidencialidad y la confianza entre los dos actores del acto clínico.
Los autores de este artículo creen que estos retos deben enfocarse y resolverse cuanto antes, y están optimistamente convencidos de que la IA puede construirse de manera que en sus probabilistas prescripciones cometa cada vez menos errores, y actúe considerando los aspectos éticos implicados en la atención a los pacientes. También creen que para guiar a la IA en esta difícil tarea podrían utilizarse diferentes enfoques de programación, promulgación de apropiadas normativas sanitarias, trabajo de equipos interdisciplinares, o una combinación de estas estrategias.
Algunas precisiones de un experto en IA, Ramón López de Mántaras, Profesor de Investigación del CSIC, nos parecen aquí oportunas y necesarias: « por muy inteligentes que lleguen a ser las futuras inteligencias artificiales de hecho, siempre serán distintas a las inteligencias humanas y que el desarrollo mental que requiere toda inteligencia compleja depende de las interacciones con el entorno y estas interacciones dependen a su vez del cuerpo humano, en particular del sistema perceptivo y del sistema motor. Ello, junto con el hecho de que las máquinas muy probablemente seguirán procesos de socialización y culturización diferentes a los humanos, incide todavía más en que, por muy sofisticadas que lleguen a ser, al ser inteligencias ajenas al hombre, y, por ende, a los valores y necesidades de los seres humanos, deberíamos reflexionar sobre posibles limitaciones éticas al desarrollo de la IA».
Bibliografía
Char, Danton S., Shah, Nigam H., and Magnus, David. 2018. Implementing Machine Learning in Health Care — Addressing Ethical Challenges. The New England Journal of Medicine 378; 11, March 15.
López de Mántaras, Ramón. 2016. Algunas reflexiones sobre el presente y el futuro de la Inteligencia Artificial. En: Cortina, A. y Serra, M.A. (coord.). Desafíos éticos de las tecnologías emergentes, pp. 89-103. Ediciones Internacional Universitarias (EIUNSA), Madrid, 413 pp.
(Publicado en Cuadernos de Bioética nº 97)

 

FACILITAR LA MUERTE COMPLICA LA VIDA

Making Death Easier Makes Life Harder

Artículo del profesor Richard Stith, Investigador sénior de la Facultad de Derecho de la Universidad de Valparaíso (Chile), publicado en Public Discourse en  la página web de The Witherspoon Institute el 19 Septiembre de 2018.

A culture of disdain for disabled and elderly persons is more likely to come about if we embrace a right to assisted suicide. Each endorsement of suicide endangers not only the lives but also the human dignity and quality of support relationships of persons with burdensome infirmities.

http://www.thepublicdiscourse.com/author/richard-stith/

Facilitar la muerte complica la vida

El profesor Stith denuncia los efectos secundarios de la posibilidad de «elegir» en una entrevista del 9 de octubre de 2018.

Lo más probable es que surja una cultura de desdén hacia las personas discapacitadas y de edad avanzada si abrazamos el derecho al suicidio asistido. Cada respaldo al suicidio pone en peligro no solo las vidas, sino también la dignidad humana y la calidad de las relaciones de apoyo de las personas con enfermedades onerosas.

https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/38555188/Facilitar-la-muerte-complica-la-vida-el-suicidio-asistido-y-la-paradoja-de-la-ancianita.html

 

 

VETARÍA DECIR “INTELIGENCIA ARTIFICIAL”

«Si pudiera, yo prohibiría el término “inteligencia artificial”, que se inventó hace 50 años, cuando se refería a computadores capaces de seguir cadenas lógicas, es decir: si se da tal caso (If), entonces (Them), tomas la decisión». Son palabras recientes de Gideon Lichfield, editor jefe de MIT Technology Review, una incuestionable autoridad en el universo de las palabras, robótica e inteligencia artificial.

Y continúa: «Eso es, exactamente. Todo planificado. Sin ningún proceso de autonomía por parte de la máquina. Más recientemente el término se empezó a aplicar al machine learning: una computadora, con millones de ejemplos de algo, “se enseña” a sí misma cómo llegar al resultado correcto. Pero aun así, no hay inteligencia en absoluto. Es la capacidad de implementar una tarea muy específica, muy limitada».

Toda la entrevista en:

https://www.larazon.es/damesuplementos/Innovadores/2018-09-30_INN/16/index.html

AGABI