“CURAR A VECES, ALIVIAR A MENUDO, CONSOLAR SIEMPRE” (W. OSLER)

Los días 25 y 26 de octubre he asistido a las XIII Jornadas Internacionales de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (IX jornadas de la SOGACOPAL). En estas interesantes jornadas profesionales relacionados con la bioética y los cuidados paliativos hemos debatido sobre la adecuación de cuidados, es decir, el tipo de atención requerido y adecuado a los pacientes diagnosticados de enfermedades oncológicas y no oncológicas progresivas en estadios avanzados.
El Plan Gallego de Cuidados Paliativos “establece que el fin de los cuidados paliativos es sostener la calidad de vida, para el que ni anticipa ni pospone la muerte, reconociendo el derecho del paciente y de su familia a recibir apoyo y respeto en todo momento, considerando y tratando el paciente como un todo individual con necesidades físicas, psicosociológicas y espirituales, así como a su familia, reconociendo su derecho a tomar decisiones basadas en el conocimiento y comprensión de su situación…”
La realidad es que los cuidados paliativos se entretejen de forma multidisciplinar entre los profesionales, el paciente, su familia y su entorno. En este sentido, haciendo referencia a la intervención “vivir para morir” del Dr. Matías Najún, fundador del Hospice Buen Samaritano de Buenos Aires y reconocido experto en CP cabe destacar: “los cuidados paliativos deben ser artesanales y detallados de tal forma que el paciente no sea un simple espectador de su enfermedad, nuestra labor debe ser acompañar a la gente a vivir(…) todos deberíamos tener el derecho a transitar este momento tan importante de la vida sin sufrimiento y con plenitud…” es decir, con todos los medios terapéuticos hasta que estos sean razonablemente útiles, asegurando en todo caso el confort y el bienestar físico, emocional y espiritual, bajo las premisas siempre claramente establecidas de la ética médica.
En su nota 23/05/2019, la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, colaboradora necesaria del Atlas de los Cuidados Paliativos en Europa 2019, sitúa a España a la cola en la atención de los pacientes al final de la vida, y considera que es una «gran oportunidad» para que los nuevos Gobiernos central y autonómicos «reaccionen» ante una realidad que desprende datos como que 80.000 personas mueren cada año sin los cuidados paliativos necesarios.
Por tanto, si queremos mejorar en este campo en los años venideros deben ser prioridades: establecer dotaciones presupuestarias ajustadas y asumir la cátedra de bioética y cuidados paliativos como formación obligatoria en todas las carreras cuyos profesionales tendrán que dar respuesta a las necesidades de estos pacientes de forma multidisciplinar.
Kenya Lugaresi. Médico.
Miembro de la Junta Directiva de AGABI.

 

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s